20/3/17

Mi viaje terrenal y espiritual al Cerro de los Santos. Segunda parte.

Dama Oferente
Bueno, ayer por la tarde, tras una abundante comida familiar para celebrar el día del padre, de vuelta a casa, sentía la necesidad de desviarme y pasar por el cerro de los santos, que aunque se llama así, tengo que decir que allí no hay ningún santo ni nada que haga referencia a la religión católica. Sentía un potente pálpito en el corazón, necesitaba pasar a ver a mis otras madres.

Al llegar allí, he podido ver los cambios desde la última vez que estuve. Había un pequeño canal que inundaba todo de agua y que corría como si fuera un pequeño riachuelo. Sinceramente, este agua hacía al lugar todavía más especial.

Entonces, me puse a explorar un poquito el terreno mientras repetía en voz alta una y otra vez que quería conectar con el lugar en el tiempo en el que había sido un templo. Quería ir de nuevo a la noche, para soñar en ese tiempo y empaparme de información.

El caso es que me propuse caminar sola cuesta arriba con la intención de subir a lo alto de la pequeña montaña para de paso quedarme allí un rato y meditar, mientras en cada respiración trago grandes bocanadas de prana y de información, que más adelante mi subconsciente mi revelará en sueños.

Estuve un buen rato en total armonía con el lugar, me sentía parte de la piedra en la que estaba sentada. Muy a gusto. Y fíjate que había dormido poco y sin embargo, en aquel momento recibí tal chupinazo de energía que me sentí totalmente cargada.

Cuando ya sentía que había tenido suficiente, bajé y me encontré a mi pareja que había excavado un pequeño boquete para ver si encontraba algún tesoro. Pensé "como un niño", le faltaba el cubo y la pala de juguetes xD.
La cosa es que le dije que ya nos íbamos y bueno, me respondió con "joes, ¿ya tan pronto?" y demás xD. "Menos mal que no le hacía mucha gracia venir", pensé xD.

Sueños...



20/marzo/17

En el sueño de hoy, estaba en un terrero similar al lugar donde estuve ayer por la tarde (cerro de los santos), solo que había veces que no estaba en este tiempo, sino que sentía que estaba un tiempo atrás. Vi el mismo episodio dos veces, desde dos perspectivas diferentes. 

El primer episodio no lo recuerdo bien, seguramente porque el segundo fue más emocionante. La segunda vez lo viví como si fuera yo la líder del pueblo que se alojaba allí.

Resulta que la líder llegó y se encontró con que unos invasores la esperaban portando sus arcos, con las flechas apuntadas hacia ella. Estos invasores llevaban armaduras y eran hombres bien fornidos.

Ella no tenía miedo, así que decidió que no se iba a entregar y puesto que emprendió la huida ,tuvo que esquivar todas las flechas. Tengo que decir, que este capítulo yo lo vivía en primera persona pero sabía de sobra que yo no era esta persona. De hecho, yo iba haciando piruetas y no me creía que ninguna flecha me llegara a alcanzar.

Corrí un poco y me adentré (aunque tendría que decir que nos adentramos) por un pasadizo secreto. Luego, usando ramas, intentó dejar un mensaje codificado en el suelo para su pueblo. Me quedé alucinada, ellos usaban y todo un lenguaje secreto.
Entonces, antes de que se pusiera en marcha, le dije a la líder que se había metido dentro de mí: Espera ¡!. Ella salió de mi cuerpo y la vi fuera. Le dije “oye, eres muy activa sexualmente, verdad ¿?”. Ella no dijo nada, pero sonrió y asintió con la cabeza. Es lo que yo había sentido dentro de mí debido a ella, un fuerte deseo sexual.

Entonces, de repente, se intercaló otra imagen. Había un hombre que vestía de negro. Dibujó en el espacio a una mujer que se parecía más bien a una diosa madre, de senos y vientre redondeados.
Vale, pues este señor me dice “mira, el hombre, en el acto sexual, tiene que centrarse en los senos para generar un campo aquí. Muchos son los Iniciados, pero pocos llegan al templo de Salomón después de abrir las puertas. Si quieren llegar al templo, tienen que llegar al corazón de la mujer”.


21/marzo/17

En este sueño, estoy en el interior de una habitación muy amplia. Yo estoy en el centro de esta habitación leyendo un libro. Alrededor hay mucha gente de pie que escucha, de todas las edades. Parece que ya llevo un rato leyendo, aunque no soy del todo consciente.
Este libro tiene las tapas de un material marrón-dorado. Parece un libro sagrado, aunque no tiene pinta de que sea de ninguna religión. Es, además, un libro que pesa mucho.

Me doy cuenta de que ya solo me queda por leer el último capítulo. Miro también unas hojas más gruesas a modo de glosario final que recogen símbolos que no recuerdo.
Y entonces, alzo la vista y me doy cuenta de que en la pared del fondo, en la parte superior pegando al techo, ha salido una mancha muy negra que va de un lado de la pared al otro.

Entonces, aparece Sol Blanco Soler (supongo que mi subconsciente elige alguien importante para dar importancia a este mensaje, aunque tampoco es que me crea todo lo que dice esta señora) y me dice “ah, pues eso es debido al color naranja, es evidente”. No debió de ser tan evidente para mí, entonces ella dijo “que sí hombre, ese que lleva túnica naranja, pues el monje budista!”.
Luego, habla una voz de entre el público. Parecía un hombre mayor y tenía una voz solemne. Me dijo que la mancha que ha salido, lo ha hecho debido al frío y que al anterior guardián del templo que ya no está puesto que se fue hace bastante tiempo, se le olvidó hacer algo.

Entonces pensé “bueno, parece que la nueva guardiana soy yo… así que seré yo quien arregle esto”. La cosa es que le di cuatro brochazos con pintura blanca y al poco tiempo volvió a aparecer la mancha. De modo que ahora estaba pensando algún ingenio para arreglar esto de una buena vez por todas xD.
Y tengo que decir, que mi sensación era extraña. Aquella mancha no me preocupaba, no me inquietaba. Yo la inspeccionaba en la distancia y me di cuenta  de que no era suciedad. No era ese moho que le sale a una pared debido a la humedad ni nada así. Era simplemente una mancha de color negro que parecía salir de manera natural y siempre por el mismo sitio, sin crecer y sin extenderse.



23/marzo/17
(yo creo que esta serie de sueños, los he tenido debido al acto terrorista que se ha producido en Inglaterra... porque mi dia ayer fue tranquilito xD)
En el primer sueño, yo al principio iba con gente subida en un coche. El coche no sé si está en marcha o parado pero veo que hay tres personas que están poseídas porque no están siendo ellas mismas, además solo saben hacer daño a los demás. A mi lado, iba mi compañero de siempre. Entonces, comienzo a ponerles las manos sobre la cabeza, uno a uno a los poseídos. Les digo “soy un dragón, abandona este cuerpo”. Así tres veces, en tres personas diferentes y parecía tener efecto. Cuando yo decía lo de “soy un dragón”, sentía que tenía que decirlo para que la entidad que estuviera al otro lado supiera que yo tenía potestad de sobra para hacer aquello y que no podía resistirse a cumplir esta orden.

Luego más tarde, mi compañero y yo llegamos a un recinto. Estábamos sentados en una mesa y mi compañero empieza a luchar contra otros poseídos. Los deja a todos ellos inconscientes, pero no los saca del cuerpo en el que estaban. De repente, entra la persona cuya entidad estaba al mando del resto y mi compañero opta por, en lugar de luchar, infiltrarse en sus filas para ver si puede sacar información.

En el siguiente sueño, yo estaba como de espectadora. No interactuaba ni nada. Estaba de repente, en el interior de una instalación científica. Una persona le dio a un botón y alrededor explotó una bomba nuclear. Aunque yo no sentía los efectos. No sé si afectaba a una parte del mundo, a todo el planeta o solo alrededor de esta instalación. Pensé que era incapaz de sentir lo que ocurría alrededor debido a la protección de esta instalación.

La cuestión es que apretó el botón una mujer que vestía con una bata blanca. Posteriormente se metió en el núcleo de la instalación. Allí se metían los “supervivientes”. Había una mujer que tenía media cara desprendida, que por dentro en lugar de hueso, tenía metal. Es decir, que parecía un cyborg. Ella no estaba preocupada, pues sabía que le reconstruirían la cara.

De repente, veo una escena. Veo a todas las mujeres y hombres supervivientes en fila. Los hombres, están muy contentos y parecen incluso bailar de alegría. Me doy cuenta de por qué. Hay muchas más mujeres que hombres y ellos tienen el pensamiento de “bueno, si no cae una, caerá otra”. Sin embargo, yo lo veo injusto. Pienso “qué clase de hombre se puede alegrar de ser superviviente y estar rodeado de mujeres?”. Los veía muy inmaduros.

Luego, de repente, parece que empiezo a interactuar. Allí dentro hay una especie de supermercado en el que tienen de todo. Veo que tienen chuches dulces y me las quedo mirando como si hiciera mucho tiempo que no comiera, como si las últimas del planeta estuviesen ahí. Las miraba con nostalgia y a la vez dando gracias porque al menos las tenía ahí delante. Escogí una tableta de chocolate que llevaba por dentro coco, no cogí más puesto que tampoco en realidad tenía hambre.
Me dispuse a hacer cola para... ¿pagar?. No sé si había que pagar, quizás simplemente dejar constancia de que habías cogido aquello. El caso es que mientras hacía cola, apareció un hombre mayor a mi lado (otro superviviente, pensé). Me hablaba de Fidel Castro. Me decía muchas cosas al mismo tiempo... me decía que las cosas relativas a él, no nos la habían contado realmente como de verdad habían pasado. El caso es que me dió la sensación de que este señor contaba con información privilegiada.

14/3/17

El dragón oscuro...

Y sueños...



11/marzo/17

En el sueño, recuerdo que estaba con mi madre y que íbamos a comer. Ella decía que no podía comer carne. Yo le dije que ya sabía por qué realmente se hacía aquello de no comer carne en cuaresma. Le dije que cuando te abstienes un poco de comer algunos alimentos más pesados, purificas el cuerpo y que el objetivo era ese, purificar el cuerpo antes de semana santa. Por supuesto le dije que tampoco era cuestión de dejar de comer ni de hacer esfuerzos demasiado grandes.

En el siguiente sueño, estoy en una habitación pequeña. Mi cama es de esas individuales y está pegada a la pared. Sitúo la habitación y me doy cuenta de que estoy como en un trastero en el garaje de algún edificio, en el sótano. Me doy cuenta de que la puerta de la habitación está cerrada sin cerradura, pero puedo ver lo que hay detrás. Puedo ver el garaje. Hay una sala enorme en forma rectangular y muchísimas puertas alrededor. Una de esas puertas es la mía. Me doy cuenta de que esa sala conecta todas esas habitaciones o trasteros. También me fijo en que todo es de color blanco y que está iluminado a pesar de que es un garaje y está en el sótano.

Caigo en la cuenta de que puede entrar cualquiera de otro lado, sin embargo, no me preocupa. En ese lugar estoy muy segura. Tengo mi manta favorita y siento un calorcito muy agradable. Siento que aquí nada ni nadie puede venir de otro lado a hacerme daño, incluso pienso que aquí estoy un poco en modo invisible. De repente, aparece mi gato Hermes y me doy cuenta de que hay una ventana al exterior. Entonces, empiezo a maquinar una idea para que el gato salga al exterior con total seguridad. Reconozco que el terreno para él va a ser nuevo y por ello se puede asustar cuando salga, reconozco que ante esta reacción él puede salir corriendo y perderse, así que pienso que las primeras veces es mejor que le ponga un arnés hasta que ya se adapte al nuevo lugar.

13/marzo/17

Estaba en el aula de un colegio. Había muchas caras conocidas dentro de los alumnos, parecían ir a 6º de primaria. Parece ser que Apolo venía conmigo y dado que está malito en la vida real porque tiene dos heridas y lleno de pulgas (lo hemos visto al darle las pastillas cómo las pulgas corrían hacia la cabeza), pues decidí que saliera de mi mochila para asomarse a la ventana (no podía salir a la calle por el embudo que lleva alrededor del cuello que tropieza con los barrotes, pues así no se chupa la herida y deja de hacerla más grande, dándole tiempo a curar).
Los críos estaban encantados con el gato, se lo pasaban muy bien y además aquello no les impedía hacer los deberes. Acabaron las clases y me fui a la sala de profesores. Allí apareció una chica muy seria. Le pregunto “qué te pasa, estás muy seria?”. Entonces, ella me responde que es porque ha descubierto a mi gato en el colegio, que no están permitidos y que estoy despedida porque se lo va a decir a la directora.
Entonces, me veo explicando por qué había dejado salir al gato. Le digo que es que está malito y que además no ha alterado el orden en la clase, al revés, los chicos estaban así más motivados. Pero a ella, esta explicación le daba igual… era implacable.
Así que me  di cuenta de que me daba igual si me echaban del colegio, yo seguiría siendo la profe de algunos de esos niños. Y me fui tan campante xDD.
Luego me veo a Arturo Valls y me dice que la técnica del gato para motivar a los alumnos le parece genial y que lo va a aplicar con su hija(y no me extraña que lo diga él, porque es alguien que hace reir a la gente, que sabe cómo motivar, ahora bien, no sé si Arturo tiene hijos siquiera xDD…).

14/marzo/17

En el sueño, yo estaba con un grupo de gente. Parecían algo así como una tribu y estaban en guerra con otra tribu. Los de la tribu con los que estaba, entraban a la fortaleza o castillo de la otra tribu. Yo sentía que no íbamos a poder contra los otros porque era complicado vencer al enemigo en su casa, pero mi tribu no se detuvo.

Entonces, apareció un dragón negro enorme. El pasillo por el que teníamos que abrirnos paso era estrecho y este dragón ocupaba todo impidiendo avanzar por aquella fortaleza. Al jefe de la tribu le apareció una espada preciosa de color negro, muy parecida a la mía. Ese hombre, intentó herir al dragón varias veces. Se movía ágilmente, propinándole varios estoques sin resultado. Yo en ese instante, estaba confusa… me preguntaba, ¿ qué hago yo intentando matar  a un dragón indirectamente, participando en esto, si yo no los mato ?. El jefe de la tribu dijo que este dragón en particular no era bueno y además dijo “él lo sabe todo, lo escucha todo”. El jefe, soltó la espada y esta se convirtió en una lanza preciosa, con una larga hoja, toda ella de color negro. Cayó de pie y se mantenía verticalmente. Era una lanza con la hoja de una espada. Sentí que tenía que cogerla. Y entonces, lo vi claro, tenía que lanzarla a ese dragón. Arrojé la lanza hacia él, sin ninguna intención, y entonces se esfumó, aunque no creo ni siquiera que le llegara a dar, sino que desapareció antes.

Entonces, el escenario cambió súbitamente. Estábamos en un restaurante y celebrábamos la comunión de alguna chica. Ahora, más que tribu parecíamos una familia. Primero tomamos alguna bebida en la barra y luego fuimos pasando poco a poco al comedor. No eran caras conocidas, sin embargo, yo los sentía como si fuesen mi familia.

(Y todo esto porque el domingo me metí por las tierras de alguien debido a que localicé en el mapa un lugar de poder y estuve enfrentándome a mi oscuridad personal, que es ese malestar que me produce invadir un espacio que no es mío xDD, aunque también supongo que ahí mezcla más cosas xDD. La cuestión es que hasta los dragones oscuros me ayudan a darme cuenta de las cosas :D.)

1/3/17

El vacío.


Últimamente estoy reflexionando mucho.
Resulta que de vez en cuando sigo a una astróloga muy guapa y natural ella, quien me suele acertar bastante.
Se supone que en el momento actual, debido al eclipse de sol en piscis junto con otras alineaciones, en la que interviene marte... la cosa está movida. Por un lado queremos descansar, dejarnos llevar, ser almas libres debido a piscis y por otra parte, queremos tomar acción debido a algo, alguna revelación y queremos zanjar asuntos en consecuencia.

Pues no, yo me miro interiormente y estoy calmada. Pero ya no de estar calmada en plan me tumbo en la cama y me dejo llevar, no. Estoy muy activa, creo que enfoco mi atención a temas de provecho y cuando me viene el tema este recurrente que tenía en la cabeza desde hacía casi 3 años(qué cosa quiquiricosa que tiene la cabeza rasurada y viste túnica naranja)... pues es como que paso.

Y a veces, por supuesto que le hago caso al tema. Pero es para ver cómo he cambiado yo en este asunto. Cómo ha cambiado mi paradigma y cómo me ha llevado este asunto a sentir un vacío en el corazón cuando a mi mente le viene este monje.
A veces, siento este vacío y lo analizo. No es ese vacío que dicen tener otras personas que les lleva a querer más y más, no llegando a saciar nunca su apetito.
De hecho, obligatoriamente lo tengo que comparar  con ese vacío que describía el primer raro de la saga que me agregó al fb. Me decía que yo saciaba ese vacío que él tenía dentro. Un vacío que a mí me parecía voraz. Quien por cierto aseguraba que él me iba a amar de una manera más elevada y sublime. Y quien por cierto también me decía que yo no podía obligarlo a dejar de amarme... (así como contestando en realidad a las cosas que yo le había dicho al monje, descaradamente).

Así que sí, siento un vacío. Siento nada, ni bueno ni malo ni frito ni asao, referente al susodicho.
Creo que tengo muchas razones por las que estar así.
La primera de todas es porque bueno, su forma de amarme y demostrarme que me quiere, a mí no me gusta. Lo que al principio parecía ser llamativo, eso de tener un titi en el astral... parecía eso, llamativo. La cosa prometía ser chachi. Pero poco a poco he ido descubriendo que aquello no me resultaba para nada ser tan elevado ni tan sublime.
Que un beso, un abrazo o una guarrerida chechual se produzca a nivel de cuerpos sutiles, no lo convierte en más sublime, ni más sutil ni más elevado. Lo tengo claro. No señores, hay algo más que tampoco alcanzo a poder explicar con palabras y que tampoco me preocupa su explicación.

Mira que todo esto comenzó porque hace tres años y algo, de repente en los sueños oía "estoy enamorado de ti" y cosas así. Y luego veía a un oriental que caminaba detrás de mí, jugando. Ambos pasábamos por un establecimiento que tenía puesto un cartel en la puerta que ponía "tantra yoga". Me di la vuelta hacia él y le dije riéndome "ay pájaro, eso es lo que tú quieres...". Pero bueno...

Por otro lado, tengo más seguridad en mí misma. Lo que estaba percibiendo era real pues hace poco tuve unas tremendas revelaciones. Por ahí detrás había un señor monje experto en energías sublimes y elevadas, pero totalmente inexperto en relaciones humanas de la vida cotidiana. Y está bien así, no se le pueden pedir peras al olmo. No voy a ir detrás de él para decirle lo que tiene que hacer o dejar de hacer, ni voy a enseñarle nada. Ni estoy enfadada con él, ni nada de nada. Supongo que simplemente tengo otros alumnos a los que enseñar.

Y sueños...



1/marzo/17

En el sueño había un chico conmigo. Él estaba en actitud amorosa y él quería tumbarme en el suelo. Yo le dije que no, que tenía que irme a dar clase, que las clases empezarían enseguida. Él no me hacía caso y disponía una manta en el suelo para tumbarnos, sin embargo, yo tenía muy claro que no me tumbaría ahí. No sentía rechazo sino indiferencia. Estuvimos así un buen rato con el “que sí, que no, que sí, que no”.

Entonces, de repente, entra el “jefe”. No sé quién era pero era un hombre moreno y alto a quien yo le tenía mucho respeto puesto que parece que yo trabajaba para ese hombre. Entonces, él dijo que las clases empezaban. De repente, mi supuesto compañero se esfumó o yo simplemente dejé de hacerle finalmente caso.

El escenario cambió un poco y aparecieron dos chicos. Uno de ellos era Carlos quien estaba más jovencito. Ambos, la chica y el chico, resolvían el mismo problema. El problema iba sobre unos créditos que les correspondían a distintas personas y esos créditos tenía que pintarlos dentro del círculo, a su vez, a cada persona se le dibujaban los créditos en forma de círculo de un color diferente. Yo le expliqué que cada persona tenía un número diferente de créditos. Así que tenía que sacar el número de créditos que tenía cada una de las personas que aparecían dentro del círculo.

Carlos pareció entenderlo todo rápidamente. Ahora me tocaba enseñarle a la chica quien por cierto, no atinaba a dibujar un círculo demasiado perfecto. Así que le recomendé que usara el compás para ello.

***

Supongo que crédito se refiere a la credibilidad o grado de confianza que otorgamos a cada una de las personas que están dentro de nuestro círculo xD. Qué cosas.




2/febrero/17

(Ayer antes de dormir, me quedé mirando fijamente a una vela, le pedí al fuego que me enseñara en los sueños cosas sobre el equilibrio y cosas que él creyese conveniente mostrarme).
En el primer sueño, me estoy cosiendo mi propio vestido. Primero me lo pongo por encima, me miro en el espejo y me queda genial. No lo hago demasiado ceñido, sino que dejo que quede con algo de vuelo. Este vestido es negro, de manga corta y más o menos por la rodilla.

Luego encuentro a una gitana que tenía una caja de costura con hilo de todos los colores. Le pido hilo negro y me lo da para poder coser mi vestido. Al principio la cosa va bien, parece que ya tenía medio cuerpo cerrado. Faltaban las piernas. Pero ocurre que me hacía un lío con el hilo, no sé por qué el hilo cambiaba solo de color a blanco en cuanto me descuidaba un poco. Esto me desconcertaba, así que se presentó mi madre para arrojar luz en el asunto xD. Ella que se suponía que entendía de costuras... XDD.

En otro sueño, yo soy un hombre fuerte y atlético. No sé a cuento de qué exactamente, me hallo escalando una pared rocosa en el interior de una cueva, iluminada por el fuego de algunas antorchas. Voy escalando el muro hasta llegar arriba y una vez allí arriba, encuentro algo que no esperaba, una pulsera muy delgada de oro. Esta pulsera distingue a las personas que la llevan, así que decido ponérmela en la muñeca derecha ya que considero que me la he ganado pero sin embargo, decido ocultarla debajo de la ropa. No quiero que otras personas la vean.


3/marzo/17


En un sueño, estaba con gente y un niño de unos 12 años. Entrábamos a un edificio comunitario y pasamos por la piscina. El agua era muy limpia y transparente. El chico se tiró a la piscina y yo me acerqué al socorrista para darle un pase para el chico que yo llevaba. El socorrista además me dio pases nuevos porque dijo que estos habían cambiado. Dijo que ahora podías meterte con tus mascotas en el agua si querías.


En otro sueño, estoy en una habitación muy iluminada en la que hay un cuarto de baño. Ahí está mi tía. Mi tia me cuenta algo, ella me habla de una película mientras yo veo como en otra dimensión esa película. Ella cuenta que la peli va de viajes en el astral o algo así, habla de las cosas que se pueden hacer en el astral. Me dice que lo que dicen en la película, es verdad, que ella lo ha hecho. Y yo le digo que sí, que yo también lo hago muy a menudo, no dándole mayor importancia.
Entonces, en otra dimensión veo a un hombre. Una señora mayor me dice algo sobre mi tía. Algo como que ese hombre iba a llamarla.

En el primer sueño, yo llevaba un billete de tren y estaba un poco perdida porque la estación era muy grande. El tren salía a menos 20 y faltaban 5 minutos. Fui a darme prisa pero lo perdí. De todas formas, pensé en seguir buscando y comprar otro billete para otro tren que saliera más tarde.
Entonces, de repente, giro una esquina y encuentro un camino que se me había pasado por alto. Miré el billete y ahí ponía una letra bien clara: A. Miré el camino y vi la A marcada arriba en un letrero. Me metí por ahí y resulta que era una cinta transportadora, ya no tuve siquiera que andar porque la cinta me llevaba sola directo hasta el tren xD.
 

7/marzo/17

Estaba en Albacete y me quería volver a mi casa en tren. Fui a sacar el billete, la estación estaba en un nuevo centro comercial que habían abierto. Me encontré a ciertas personas que hablaban sobre la estructura y materiales del centro comercial, sentía que eran masones y aligeré el paso. El primer sitio en el que me metí, resultó ser una especie de bazar chino pero salí rápidamente.

Después de buscar un rato, encontré la ventanilla donde vendían los billetes de tren. Detrás, había  un hombre de gafas. Me quería dar billete de ida y vuelta, me iba a dar el sábado a las 7:30 de la tarde y el domingo ya casi de madrugada. Luego me pidió los datos. Le dije que me diera solo de ida, que yo ya no vivía en Albacete.
Volví a casa de mis padres y me lavé el pelo, ya quedaba poco para coger el tren.

En el siguiente sueño, llegué a un bar con mi madre aunque creo que nos acompañaba un chico que no recuerdo. Entramos, nos sentamos en una mesa y nos trajeron un plato. No recuerdo qué comida era, solo sé que el plato tenía un mecanismo que hacía parecer el plato como una fuente de agua.
Sin embargo, la comida no salía. Me levanté para hablar con la dueña del bar y me encontré a la cocinera que estaba enfadada y que decía que se iba a su casa. De repente, desapareció y dejó la cocina sola. Le dije a la dueña que “mañana” tenía que hacer una reunión con sus empleados, tenía que organizarlo todo mejor. Repartir mejor las tareas, dejar claro qué tenía que hacer cada uno y a parte de eso, tenía que tratar bien a sus trabajadores. Me despedí con una frase “si quieres que tus empleados trabajen bien, ten contentos a tus empleados, cuídalos, respétalos”.

8/marzo/17

Estaba en un complejo bastante grande que parecía ser un restaurante con piscina. Había muchos chicos jóvenes y no sé qué ocurrió que tres de ellos estaban heridos. El resto estaban enfadados con ellos y no los atendían. Los dejaron a su suerte. Así que poco a poco surgían personas que los cuidaban. Yo me hice cargo de un chico.
Lo tumbé en una tumbona junto a la piscina. Lo que ocurre es que con el tiempo se quemó un poco del sol. Cuando mejoró algo, me fui a buscarle algo de ropa. Quería hacerle un regalo.

Pero todo lo que encontraba era de mujer, no había nada para él. Más o menos me imaginaba lo que quería para él pero no lo encontraba. Quería un pantalón y camisa blanca de lino pero no lo hallaba por ninguna parte.
Así que salí del recinto, con una mujer mayor, de unos 50 que parecía modernilla. Nos fuimos a un mercadillo. Hicimos una parada en un puesto, la mujer se compró unas mini palmeras recién hechas, una para ella y otra para mí. Así que yo compré otras dos, una para ella y otra para mí.
Me llamó la atención un puesto en el que tenían cascos o cabezas futuristas muy extrañas. Osea, es que no sabía ni lo que era.

A todo esto, yo llevaba mi gato naranja en brazos  (Apolo), quien se portaba muy bien.Estaba tranquilito. Recordé que anteriormente, en el recinto de la piscina, se había manchado de un polvo azul y luego más tarde, de un polvo dorado. Así que iba por ahí cubierto con polvo dorado, de modo que si tú rascabas un poco el polvo dorado, aparecía debajo el azul xD.

De repente, me encuentro caminando por la calle perpendicular que cogía para ir a la pelu de mi madre.
En ese momento, le he ingeniado un chisme al gato. Lo llevo metido en un juguete con ruedas y parece que se lo pasa genial, aunque mientras voy pensando que en realidad, lo que tengo que hacer es coger un arnés para gatos puesto que me dispongo a recorrer lo que sea para encontrar ese regalo. Pienso que es mejor que el gato vaya andando y que cuando se canse, entonces lo puedo meter en el juguete con ruedas. El gato se sale del juguete porque parece ya querer acción y lo llamo para que no se aleje mucho, no quiero que le pille ningún coche. Un chino que salía de un bazar de la esquina, le dice algo, se agacha y lo acaricia. Voy a por el gato corriendo, lo cojo rápidamente y entonces el sueño se termina.
 
9/marzo/17

En el sueño, aparezco en una habitación con un chico moreno que se parece a uno de mis ex, pero no es él. Estábamos sentados en la cama y él se estaba vistiendo. Vestía con unos pantalones de sastre y algún jersey, todo él de negro. Él quiere que me vaya con él. Me pongo algo de ropa de calle porque por inercia, me iba a ir con él. 

Pero de repente, tomo conciencia de lo que estaba haciendo. Además, siento la presencia de mi padre en aquella casa. Siento que él respeta mis decisiones pero no está muy a favor de que ese chico haya vuelto de nuevo a mi casa. Pienso que yo realmente ya no estoy con ese chico, esto ya pasó. Además, no me siento nada a gusto con él a mi lado. Pienso que mi pareja es Toni, con él sí estoy bien. Me pregunto, por qué está de nuevo este personaje en mi casa y me siento agobiada, perseguida. Siento que este tio parece estar obsesionado conmigo. Además, hay algo de él que me da miedo.Siento que él ha reprimido mucha energía, se ha callado muchas cosas, lo siento poderoso y a punto de estallar. Siento que si estalla esa energía que tiene dentro, me puede hacer mucho daño. Así que tomo la decisión de engañarlo: le hago creer que iré con él, así que le digo que se vaya él primero.

Me quité la ropa de calle y me puse el pijama. No tenía ninguna intención de irme de casa con ese tipo.
Una vez que se ha ido, llamo a Toni por teléfono pero no lo coge. Supuse que estaría durmiendo. Así que me puse a buscar en la libreta de teléfonos de mi madre, el número de teléfono del fijo de mi casa (pues yo no me lo sé xDD) porque pensé que ese teléfono sí lo escucharía.
 

Licencia

Licencia
'Somos Dragones' por Irshah & Golden Spirit está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 (internacional) 2014 al presente.