18/4/17

Mi viaje por Extremadura.


Don Quijote, mi paisano, en el parque de los pinos.
Bueno, pues esta vez tocó por Extremadura. Mi búsqueda en el mapa de lugares de poder, me llevaron a la Garganta de los Infiernos, en el Valle del Jerte y tengo que decir que no me dejó indiferente.

El jueves, comimos en un restaurante por la provincia de Murcia llamado "el cura". Cuando llegamos a Plasencia, cenamos en un restaurante llamado "los monjes". Ni a posta xD.

El viernes estuvimos viendo Plasencia y me encantó. Todo muy antiguo, lleno de casas viejitas. Lleno de iglesias, conventos y demás. También visitamos el palacio de Mirabel y luego por la tarde, visitamos el parque de los pinos. Precioso. Había un montón de pavos, patos y palomas. Todo estaba muy bien cuidado.

Luego después nos fuimos a un parque natural que estaba al lado de un santuario, el de la Virgen del Puerto. La imagen de esta virgen lactante se debe a una talla que un pastor encontró por el lugar, de las del tipo diosa-madre.
Palacio Mirabel

La cuestión es que en aquel lugar, subí por un camino montaña arriba y llegué a una explanada donde me subí a una piedra redondeada y me puse a meditar tan tranquilamente. Me sentí genial. Llena de vida.

Así que decidimos quedarnos hasta el anocher para ver las estrellas. Cuando ya eran las 9 o por ahí, se me ocurrió hacer un comentario gracioso. Le dije a mi pareja que ya casi iba a comenzar la hora gris, momento en el cual no es ni de día ni de noche y momento en el cual puede ocurrir algo mágico.

Parque de los pinos, Plasencia
Fue dicho y hecho. Justo al momento de terminar de decir la frase, se escuchó un berrido de animal impresionante. Por allí solo había vacas, ni siquiera había toros. Pero la cuestión es que ese berrido no parecía el de una vaca porque era exagerado. Rompió el ambiente calmado y silencioso.

Me levanté y decidí asomarme para ver si veía por abajo al animal en cuestión. No se veía. Sin embargo, poco a poco... ví que por el camino de la derecha, aparecía una vaca marrón que venía hacia mi campamento base. Identifiqué rápidamente ese sonido con precisamente esa vaca.
La vaca se paró,  yo reculé sin dejar de mirarla. Ella avanzó unos pasos. Yo me quedaba quieta observando, intentando tranquilizarme pues ese sonido que se había escuchado, era de una potencia sobrecogedora y más para mí que nunca había tenido una tan cerca. No era normal, no era una vaca normal y corriente. Y pronto lo entendí, pues detrás de ella la seguían otras vacas. Aquella vaca marrón guiaba al resto.

Santuario Virgen del Puerto
La miré a los ojos y sentí una conexión muy especial por no mencionar que además parecía un animal muy tranquilo. Ella no iba a hacerme daño ni yo a ella tampoco. Pero al mismo tiempo, sentí que aquella vaca en concreto tenía mucho poder, no era normal.

Sentí que ese lugar en que el que me encontraba justo arriba del santuario y que yo acababa de bautizar como mi campamento base, en realidad pertenecía a aquella vaca. Era su lugar de descanso, su santuario. Así que decidí alejarme a otro lugar y dejarla reposar.
Campamento base


Al día siguiente, estuvimos en el Valle del Jerte. Al mismo aparcar el coche, un abuelete nos recomendó que no subiéramos hasta la garganta de los infiernos y que nos quedáramos a comer en un restaurante, porque si no se haría de noche por aquellos parajes y que no merecía la pena pasar tanto calor ni tanto esfuerzo.
No le hice ni caso.

Compré un par de bocadillos en un bar, agua y nos dispusimos a caminar montaña arriba. Al principio fue una tremenda jodienda eso de estar andando cuesta arriba pero poco a poco el cuerpo se acostumbra.
Todo estaba lleno de castaños, de vegetación, de pequeños reguerillos de agua que bajaban por la montaña. Incluso pude fotografiar un gracioso sapo que me encontré que desde luego tenía poca intención de huir xD.

Al llegar más arriba, el escenario cambió. El camino se hizo más estrecho y parece que habíamos entrado en otro mundo, con ese pájaro carpintero que se escuchaba. Además, se podía percibir un animal que observaba escondido, inteligente.

La cuestión es que seguimos caminando por ese estrecho caminito, mientras me ayudaba con mi bastón de castaño. Al menos el suelo estaba ya allanado.
Garganta de los infiernos

Entonces, de repente, más adelante sorprendemos a un animal. Nos miramos cara a cara durante un fugaz instante de tiempo, tenía solo la cabeza en el camino, el cuerpo estaba oculto. Era marrón. Tenía una cabeza grande pero se asustó rápidamente y huyó montaña abajo.
La primera impresión que tuve es que era un lobo. Pero pensé que allí no había lobos, así que reflexioné en que quizás era un zorro. Pero tampoco podía ser porque aquel animal era más grande y el zorro era más pequeñito. Al menos, la cabeza no me parecía la de un animal pequeño.
Sapito simpático

La cuestión es que luego investigando por internet, resulta que me encontré con varias noticias que decían que el lobo estaba volviendo al norte de Extremadura y curiosamente la foto que vi era la de un bonito ejemplar marrón, justo como el que pillé. Así que, quién sabe.

Luego continuamos avanzando hasta que ya tocó por fin bajar cuesta abajo por la otra cara de la montaña, puesto que nuestro destino era la garganta de los infiernos.
Lo malo era que no parábamos de bajar y bajar. De modo que me dio un gran bajón moral al pensar que teníamos que volver a subir esas tremendas cuestas hacia abajo.
Pero en fin, me eché la manta al cuello. Al llegar abajo, descansamos unos 15 minutos. Comí un poco de bocadillo, pues estaba tan cansada que no me apetecía comer.

De nuevo, reanudamos la marcha, de nuevo cuesta arriba. Pensaba que no iba a ser capaz así que llamé a mi gran espíritu dragón para que me diera fuerza. ¿ Y sabéis qué ?. Pues que cuando de nuevo llegué al camino principal y se acabaron las cuestas, me pareció más sencillo de lo que me había imaginado. Encima, por si fuera poco, encontramos otro camino que nos llevaba más recto al pueblo. De modo que el camino de ida había durado 3 horas y media y el de vuelta tan solo 1 hora y media.

Sin duda alguna, este viaje me ha hecho más poderosa jeje. Y el palo de castaño me lo he quedado de trofeo, lo tengo en casa luciéndolo como si fuese otra espada más xDD.


5/4/17

Mis recuerdos de algo que no sé...


Me siento rara y extraña. Tengo la sensación de haber vivido muchas cosas y me doy cuenta de que cuando veo algo "nuevo" no me sorprende para nada.

El otro día hablando con un alumno, me decía que él tenía ganas de comprarse un montón de cosas por internet, quería tener muchas cosas, más que nada por la curiosidad que despertaba en él todos estos objetos. Yo le dije que tenía mucha suerte de poder sentir esas cosas: ilusión, emoción, deseo, etc., puesto que yo  esto ya no lo sentía demasiado, dado que yo no quería nada. Él me preguntó "¿En serio no quieres nada?" muy extrañado, y yo intentando buscar algo en mi interior, le contesté "no, no quiero nada, no realmente... todo siempre es lo mismo, todo siempre me parece igual". Y era como una conversación entre dos niños, porque yo se lo decía sonriendo, más natural imposible xD.

Veo mi interior y ya no me sale esa energía emocional que antes me salía. A menudo sigo a una astróloga que siempre recomienda hacer en cada luna nueva una lista de intenciones, de deseos. Pero a mí no me sale pedir nada. Y a veces echo de menos el simple hecho de querer algo con mucha fuerza, algo que no tengo y que quisiera conseguir. Pero inconscientemente siempre me pregunto el "para qué" más que el "qué quiero" y la respuesta del para qué siempre desemboca en un "para nada realmente".

Me doy cuenta de que ya hay pocas cosas que me hacen "moverme". Por ejemplo, hace poco han diagnosticado a mi tía un tipo leve de esclerosis y eso desató en mí una cierta energía emocional. Me puse a llorar y demás y entonces ví claro por qué había conectado con ese caballo en mi viaje anterior. Supe que tenía que brindarle la energía de mi caballo a ella. Supe entonces que yo era un mero instrumento del equilibrio y que las cosas parece que no tenía que desearlas para que llegaran, simplemente estoy en el momento y en el lugar donde tengo que estar para hacer lo que debo en el momento en el que estoy llamada a hacerlo.

Pero sí, supongo que echo de menos eso de querer algo con mucha fuerza.

Por otra parte, a riesgo de parecer una persona depresiva. Diré que no lo soy y que por supuesto soy una gran maga a pesar de que no deseo nada con mucha fuerza. Cuando estoy con los niños, me encuentro muy bien. Estoy donde tengo que estar y cuando ellos necesitan motivación, yo la saco de donde no hay. Me digo para mis adentros "motivación" y entonces el corazón se me enciende y bombea con fuerza para transmitirles esa motivación. Cuando ellos están pesimistas, saco optimismo de dónde no lo hay. Cuando hay tristeza, saco alegría de dónde no la hay. Todo mi ser se convierte en motivación, en optimismo y alegría simplemente con la intención, pero no necesito una razón de fuerza mayor para estar motivada, optimista ni alegre.

Y me ha ocurrido algo .En fin, estaba haciendo mis quehaceres pensando en que echaba de menos querer algo con fuerza y eso me hacía sentir a veces un poco triste. Pero rápidamente, he entrado al cuarto de baño para arreglarme y cambiar mi estado de ánimo dado que después tenía que dar clase, así que ha venido a mi mente una canción que hacía muchísimo tiempo que no escuchaba...



Y sueños...



4/abril/17

Veo un parque o algo así, lo veo desde arriba, todo en su conjunto y veo que en la parte de Galicia se activa un volcán. Estoy en el parque con unos hombres. Hay muchos animales salvales. En un primer momento vemos osos. Estos hombres proponen matarlos.

Yo simplemente decido caminar hacia la salida lentamente porque tampoco estoy a favor de matarlos. Luego me encuentro con leones y finalmente con un elefante joven.

Acabo en una mansión enorme. Parece un palacete o algo así y me encuentro con un niño un tanto rarito. Es un niño de otro tiempo. Le corto el pelo y me doy cuenta de que este chico tiene el pelo muy finito y muy poco abundante. Él me dice que así no es como se lo suelen cortar a él, yo le respondo que si no le gusta, luego se lo pueden volver a modificar puesto que en realidad no le he cortado tanto el pelo.

Él mientras, decide peinarme a mí también. Me recoge el pelo y en los huecos que surgen, me pone pequeñas gambas.
Luego viene su madre y otras chicas. Con ellas el ambiente se vuelve más normal.

5/ abril/17

En el primer sueño, veo a Aldo Linares y a Sol Blanco Soler en algún sitio. Estoy con ellos, me están enseñando algo. Aldo dibuja en el espacio un puente, me dice que tiene césped. Parece que es un lugar donde ya habíamos estado y yo se supone que tengo que ser capaz de visualizarlo para desplazarme hasta allí porque lo debo tener en mi memoria. 

El problema es que yo no puedo recordar ese sitio, y por tanto no soy capaz de visualizarlo para llegar hasta allí. De repente, veo que el cuerpo de Aldo desaparece haciendo un ruido parecido al que hace un coche cuando pasa por tu lado a toda velocidad. Supongo que él se ha ido a ese sitio. Sol también. Entonces, me acuerdo del monje y pienso que él también será capaz de esto.

Cuando Aldo vuelve, me pregunta y analiza por qué no soy capaz de hacerlo. Entonces, recuerdo algo. Recuerdo que cuando estaba en ese sitio, me dolía la cabeza. Aldo me dice que es por la energía del lugar pero que no debe de ser por eso, de hecho, me insiste en que debería de poder hacerlo. Entonces, le comento que quizás es porque llevo un tiempo en el que últimamente no quiero nada.

En el último sueño, veo desde el aire una especie de isla circular con muchas casitas. Están evacuando la isla puesto que van a sumergirla para posteriormente hacerla emerger de nuevo. Alguien se oye que pide 10 minutos más y el jefe de la operación, se los concede. En ese momento,  todos tenían que coger sus cosas más valiosas para ponerlas a salvo.

Después, me veo sentada en una especie de gimnasio. Había mucha gente sentada ahí. Había un hombre que hablaba de esta historia. Le interrumpí y le dije que yo había vivido allí en ese lugar antes de que la isla se sumergiera, posteriormente no.

Entonces, empiezo a interactuar con las personas que tenía a mi lado. Alguna chica, me coge la bolsa que yo llevaba y por accidente, otra chica le dice que la tire a la basura. Es una mochila amarilla. En un primer momento, me da igual que la tiren a la basura puesto no considero que tenga nada estrictamente necesario pero luego caigo en que dentro están las llaves de mi casa, así que decido ir tras la bolsa. Primero pienso que está en un contenedor detrás de una estructura ruinosa. Había como varios pilares caidos. Pero descubro que ahí no está.
Cuando ya iba a abandonar vi que por allí dentro había un lugar en el que se seleccionaba la basura. Así que pasé dentro y le pregunté a una chica por mi bolsa amarilla. Ella la señaló, aunque no estaba todo, había dejado lo más importante que eran las llaves y poco más.


7/abril/17


En uno de los primeros sueños, recuerdo que llegábamos a casa de mis abuelos con mis padres. Me puse a buscar en mi mochila mi móvil, y me costó encontrarlo. Sobre todo porque salían móviles antiguos que ya no servían pero que todavía estaban ahí. Ya por fin encontré el móvil  y dispuse una serie de baterías y cargadores para el viaje que íbamos a hacer.

En otro sueño, estoy en el campo con dos hombres, aunque no sé si ellos me ven o no. El terreno es de un hombre. El campo de al lado es de una señora pero esta señora está enfadada con el hombre, no sé por qué y cada vez que lo veía se ponía furiosa con él e incluso llegaba a pegarle. Él solo se defendía, pero no le devolvía los golpes. Así que él tenía una valla metálica alrededor móvil para ocultarse detrás de ella y así la mujer no lo viera. Aunque ciertamente tenía ese campo abandonado. Le estaba enseñando a otro hombre lo único que había en ese campo, un limonero. El hombre agarró la valla móvil y se dirigieron al árbol. Este tenía los limoneros ya demasiado maduros y estaban estropeados. Junto a una pared tenía mini plantitas de limonero dispuestas para plantarlas o algo así. El otro hombre le decía que no entendía por qué no plantaba aquello, por qué no aprovechaba lo que tenía. 
Pero el otro hombre no estaba por la lavor de plantar nada allí. Decía que había demasiada humedad.

27/3/17

Mi visita a la cueva negra.


El sábado por la tarde, me fui de viaje a una cueva negra que descubrí mediante mi mapeo de lugares de poder. En realidad, se llama "Santuario romano de la cueva negra", en Fortuna, Murcia. Y oye, qué casualidad, que antes de buscar información al respecto, ya intuí que aunque los romanos se agenciaran el santuario, ese santuario ya pertenecería a los pueblos que ya habitaban previamente por allí: los íberos.

Y efectivamente, justo di en el blog de un historiador que ha escudriñado por aquí bastante la zona que efectivamente opina exactamente lo mismo que yo. Aunque desde mi punto de vista, resulte una perogrullada potente xD.


 En fin, la cuestión es que el sábado me fui por aquellos lares y tengo que decir que el lugar es muy especial. La cueva es negra porque allí se prendían hogueras, de modo que este color es resultado del hollín. Y no me extraña que consideraran al lugar especial e ideal para practicar la espiritualidad. Allí crecen un montón de plantas aromáticas de estas que te envuelven y que son capaces de trasladarte rápidamente a otros estados de conciencia. Por no hablar de los pequeñitos chorros de agua que la roca permite aflorar a la superficie y los musgos vivarachos que se generan en torno a este agua.

Así que bueno, lo que hice fue inspeccionar las rocas. Encontré una roca más desgastada que el resto, casi como si la hubiesen pulido y pensé "aquí, aquí me voy a sentar... porque parece que otras personas también la han ido a elegir y me fio del inconsciente colectivo" xD.
En cuanto me senté, sentí un intenso calor en el costado izquierdo, por la zona lumbar. Aunque bueno, se quitó pronto. Pero nada, digamos que no me costó nada concentrarme en mi meditación. Allí me sentía muy a gusto y muy bien. Repetí una vez "esta noche quiero volver a este lugar en sueños".


También pedí contactar con el animal espiritual de poder que me tocase contactar en este momento. Y bueno, cuando ya nos volvíamos este simpático caballo me hizo parar el coche porque parecía estar muy atento a lo que le decía... En fin, no os imaginais la conexión tan fuerte que sentí con él. Los demás caballos parecían estar a su bola, totalmente ajenos a nosotros. Este ejemplar, sin embargo, parecía diferente del resto de caballos. Ni siquiera parecía integrado a la manada... estaba ahí quieto, observando y atento a lo que yo le decía.

Aunque la sorpresa no quedó ahí. Posteriormente, en el parque natural de la pila, ví un halcón peregrino que llevaba su camino pero que de alguna manera se detuvo a hacer un círculo cuando nos encontramos y que posteriormente continuó con su camino. Así que viaje bien rico.

Sueños..

25/marzo/17 (viernes, antes de la visita a la cueva)

Veía el cuerpo de mi gato naranja (Apolo) tendido en el suelo, su cabeza se había desprendido del cuerpo. Lo que hice fue volver a juntar las dos partes. Y parece que resultó, el gato seguía vivo xD.

26/marzo/17

En este sueño, parece que estoy en el campo... el escenario es un poco fantasioso ya que veo infinidad de seres diminutos de distintos colores. Hay uno de estos seres, algo más travieso, que se me mete en los bolsillos del pantalón. Yo llevo guardado en mi bolsillo izquierdo, algo parecido a un pequeño pimiento verde "mágico".
Este pequeño ser diminuto, en cuanto me despisto, echa mano de mi pimiento mágico con la intención de quedárselo él, aunque no puede con él xD. La cuestión es que, yo adivino sus intenciones y lo que hago es separarlo de mi pimiento cada vez que lo veo que se acerca xDD.



27/marzo/17 (hoy también tuve la intención de volver al mismo lugar)

Solo recuerdo que veía mucho ajetreo y que estaba de observadora. En la última escena, parece que estaba en el campo o algo así. Había un ser femenino (parecía energético, una forma femenina luminosa sin demasiados rasgos físicos) que transformó a otro ser diminuto. Lo rodeó de un áura rosada, impregnándolo también a él mismo o algo así, y le salió un símbolo con forma de corazón rosado del pecho y dijo “esto es para que las personas veais que los sueños se pueden cumplir”.
Tengo que decir que el ser diminuto, tenía rasgos un tanto bruscos. Narizón, orejudo, rechoncho y no sé si era femenino o masculino.



29/marzo/17

Recuerdo que la chica india esta que venía antes a clase, llamaba a mi puerta. Venía con un hombre y una mujer que no tenían pinta de que fueran sus padres. Intuí que ellos venían porque sí sabían español y querían comentarme algo sobre esta niña (su madre en la realidad no parece saber español). Ambos tenían unos 50 años o así y me hablaban en español. Entraron a mi jardín y me di cuenta de que ellos se metían por todos lados observándolo todo con mucha atención como si tuviesen muchísimo interés en mi jardín, mientras al mismo tiempo me hablaban de la niña. Me decían que la niña quería volver a mis clases pero que le daba apuro porque ella había dejado de venir a mis clases y pensaba que yo podía estar enfadada por eso. 

El hombre, gesticulaba mucho. Y en una de estas que subía el brazo, vi que justamente en la axila izquierda, tenía un gran roto en su chaqueta amarilla. Era una chaqueta de estas finitas de punto.
Mientras tanto, yo la veía a ella que estaba muy seria. Entonces le dije “no seas tonta mujer, que yo a eso no le doy importancia ninguna…” xDDD.

Entramos dentro de la sala y allí estaban dentro otros dos alumnos. La chica estaba concentrada haciendo sus ejercicios, y el chico no atinaba mucho con unos deberes. Resulta que yo le puse un proyector con alguno de mis videos explicando algo y le recomendé que cuando no entendiera algo, parara y volviera hacia atrás. Pero digamos que le costó hacer aquello xD. De repente, había olvidado que tenía ratón para parar y hasta eso le tenía que recordar. Entonces, de repente, se ve que tomó consciencia y por fin empezó a hacer cosas por sí mismo.
Ella por el contrario, trabajaba… a su ritmo pero trabajaba. A la niña india le dije que se sentara y empezara a hacer por su cuenta ejercicios, anotando las dudas que tuviese, que todavía no podía estar con ella porque no le tocaba aún xD.

30/marzo/17

En el primer sueño, parece que estoy en casa de mis padres o algo así. El dinero que yo ganaba, lo guardaba en sobres en un armario empotrado. Sin embargo, había una señora de unos 50 años que parecía una criada o algo así (aunque nosotras nunca hemos tenido criada). Vale, pues esta mujer, la primera vez la pillé escarbando en el armario, así que me puse alerta. La segunda vez, claramente la pillé de lleno que ella iba a por mi dinero.
Ella sonreía aunque claramente ya sabía sus intenciones, así que le dije “tengo a alguien que me protege bastante bien, te recomiendo que no intentes volver a robarme… más que nada por lo que te pueda pasar luego a ti”.
Ella después, no paraba de preguntarme quién me protegía con mucha  curiosidad pero yo no quise responder.

En el siguiente sueño, estoy en  un aula llena de gente. Todos están ocupando sus posiciones, sentados en sus sillas. El profesor era un hombre extraño, de unos 50 largos. Sonreía bastante y hablaba muy poco. Tenía apuntadas en la pizarra, con tiza, una serie de palabras. Cada vez, señalaba y pronunciaba dos palabras diferentes y solo se encargaba de repetirlas. El idioma se parecía al francés, sin embargo, tampoco lo era. No pude identificar exactamente el idioma que era.

La cuestión es que yo estaba en primera fila y cada vez que él decía dos palabras nuevas, él se dedicaba a recorrer todo el aula repitiéndolas muy animadamente. De una forma muy rítmica, como si entonara una canción y su cuerpo la acompañara.

Eso sí, mi mesa estaba prácticamente pegada a la del profesor y parece que me tenía un poco mimada. Cada vez que él empezaba nueva ronda de palabras, él cogía un pastelito redondo de color negro (parecía chocolate) y me lo daba para que me lo comiera. No supe identificar el sabor, pero estaba muy bueno xD.


31/marzo/17


Hoy tuve un sueño muy pronto y a eso de las 3 me desperté ya recordando esto porque lo acababa de soñar.
Estaba en mi casa, recuerdo que había un chico moreno sentado en un sofá y yo estaba algo enfadada con él por algo que no recuerdo. De todas formas, aunque estabámos en la misma casa, había mucha distancia de por medio y eso me reconfortaba puesto que prefería tenerlo lejos.

Entonces, de repente, noto picor en el cuerpo. Miro mi piel y veo unos pulsos energéticos o algo así. En cada pulso, algo se abre paso a través de la piel, abre un agujero minúsculo y entonces aparece un filamento super fino de color blanco. Parece una erupción cutánea.

La cosa es que aparece mi madre, salimos a la calle porque ella iba a algún lado. Pero de repente, yo veo una clínica sanitaria y le digo a mi madre que voy a entrar, que espere fuera.
No tengo mucho que esperar en la sala de espera, me atiende un médico que me resulta familiar puesto que me da la impresión de que somos del mismo lugar. Me atiende en un pasillo, me sienta en un aparato y ahí me muestra una bolita que yo tengo que seguir con la mirada.

Luego lo acompaño a otra sala, y allí me atiende una enfermera. Era una chica que también era del mismo lugar pero sin embargo, le costaba hablar mi mismo idioma… como si tuviese acento de otro idioma extranjero. Así que le dije de broma “vaya, estamos perdiendo nuestro propio acento” y ambas nos reimos.

Entonces, es a ella a quien le cuento lo que me ocurre. Además le cuento, rememorando un poco la historia, que recientemente había estado en la playa dándome un baño y que notaba picores. Ella, inspecciona el agujerito y la sustancia blanca. Presiona en la zona y me pregunta que si me duele. Primero suelto un “ay” pensando que ahí iba a tener algo, pero luego descubro que no, que no me duele. Entonces ella me explica que esa sustancia blanca que sale al exterior no es un bicho ni nada extraño, sino que se trata de una proteína. Ella me comenta que esta proteína es muy antigua y que ya poca gente la tiene. Añade que esta proteína reacciona a algo que había en la sangre, que se trata de un mecanismo de defensa natural.
 
(y todo esto probablemente porque ayer a mi pareja le preguntaba... "¿Entonces, según Jesús, si alguien te pega, le tienes que poner la otra mejilla?... pues lo siento, pero creo que es mi derecho natural el hecho de defenderme... no todos hemos venido a ser Jesús"... así que sí, vaya que sí es natural xDD... y esperar que el siguiente en la lista es Buda, que ese tampoco se va de rositas xDDD)

Licencia

Licencia
'Somos Dragones' por Irshah & Golden Spirit está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 (internacional) 2014 al presente.